Home

image

Cuando te propones que tu alimentación sea lo más saludable posible, los helados salen de la lista de alimentos permitidos. Incluso los helados artesanos, que llevan mucha menos química que los industriales, me hacen desconfiar por dos cosas: llevan lácteos no ecológicos y llevan azúcar. Aún no tengo datos suficientes para poder pronunciarme sobre la conveniencia o no de tomar lácteos. Lo que sí tengo claro es que de tomarlos, deberían ser ecológicos. Mientras me decido a incluir o excluir los lácteos de mi lista, paso temporadas sin probarlos y me ha encantado descubrir que se pueden hacer helados muy buenos prescindiendo de ellos.

Gracias a la dieta Paleo, y a cientos de bloggers estupendos, he descubierto los helados hechos con leche de coco. Hay muchas recetas, sencillas (leche de coco y alguna fruta) y más elaboradas (con huevo, aguacate y distintos ingredientes más difíciles de conseguir para neófitos). La buena noticia es que con tres ingredientes se puede conseguir un helado sabroso, cremoso, delicioso y bastante más saludable que los comerciales. Este helado de plátano y vainilla se hace rapidísimo, lo único es que previamente necesitarás congelar un par de plátanos (yo los congelo en recipientes de cristal, pelados y cortados en trocitos) y tener en el frigorífico una lata de leche de coco. Es aconsejable que la leche de coco sea también ecológica. Si no, es importante que al menos no lleve aditivos ni conservantes.

Una vez preparada la mezcla, hay dos opciones: consumirlo directamente o realizar el proceso de meter en el congelador y volver a batir cada media hora durante al menos dos horas y media. Eso ya depende de la prisa y las preferencias del comensal. Lo que sí puedo asegurar es que de una u otra forma, este helado sin lácteos, sin azúcar y sin gluten está buenísimo.

—————————————————<< >>————————————————

Ingredientes
Dos plátanos congelados
Media lata de leche de coco y toda la grasa (que queda en la parte superior de la lata cuando está fría)
Una vaina de vainilla
Sal marina

Disponer los plátanos, la leche de coco y la sal en el vaso de la batidora.
Añadir la vainilla abriendo la vaina a lo largo y raspando el interior con la punta de un cuchillo.
Batir hasta conseguir una mezcla homogénea.
Guardar bien tapado en el congelador y batir cada media hora hasta conseguir la textura deseada. Suele necesitar dos horas y media.

Notas
Si queréis un helado menos dulce, podéis utilizar bananas en lugar de plátanos.
Con nueces queda genial aunque sí quieres digerirlo con facilidad, no mezcles los frutos secos con la fruta.
El único pero que tiene esta receta es que la leche de coco se comercializa enlatada y no siempre se encuentran latas libres de Bisfenol A.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s